65 Festival de San Sebastián: Love Me Not

 

Si en el anterior artículo hablamos sobre nuestra película favorita del Festival de San Sebastián, hoy toca abordar la que menos nos ha gustado: Love me not, del griego Alexandros Avranas. Esta película, enmarcada en la siempre impredecible Sección Oficial del festival, recoge el testigo del cine de Yorgos Lanthimos así como de la última película de su director, Miss Violence. Si estas credenciales todavía no ofrecen una pista clara de cuál es el camino que toma la película, basta ver la primera media hora para cerciorarse del tipo de cine que es y, sobre todo, lo de moda que está.

Quizá sea un síntoma de las condiciones de nuestro tiempo la proliferación estos años de este tipo de cine, sádico, cruel e inmisericorde. En un mundo en el que la violencia nos parece lejana encontramos un cine que la muestra de un modo gratuito, más como forma de calmar conciencias intranquilas que como tesis política o social. Encontramos que se estiliza la muerte y se banalizan violaciones y abusos sexuales, despojándolos de cualquier justificación narrativa o ideológica con el único fin de causar una impresión y un impacto en aquellos que nunca han tenido que sufrir ese tipo de vejaciones. Asistimos a un mundo ultraviolento desde la protección de nuestro hogar. Y lo celebramos, porque probablemente aquello que se narra sea una muestra del carácter oculto y nublado del ser humano, algo que nos parece lejano y ajeno pero que luce en pantalla jodidamente bien.

 

 

Si todo esto es una constante en muchas películas recientes, parece que Avranas ha decidido realizar un estudio definitivo sobre lo gratuito en Love me not. Ya partía de Miss Violence, retrato del horror que se esconde tras una familia modélica en la que la tesis al respecto es ninguna: todo el mundo que narra es tan enfermo que la violencia no se ve como excepción sino como norma, como forma de vida. La sensación en su nuevo trabajo es la misma, pues todo es frío, distante, geométrico, artificial. No parece el mundo real por lo tanto intentar aplicar justificaciones a la exacerbada violencia de la película basadas en hechos o situaciones reales se antoja un trabajo en balde. El mundo de Avranas parece similar al de la Naranja Mecánica de Kubrick, pero cuarenta años tarde y sin ningún tipo de análisis filosófico detrás.

Le concederemos que no hace humor de la miseria de sus personajes, pero los resultados de sus duros dramas psicológicos no son mucho mejores. En Love me not una pareja contrata un vientre de alquiler para tener un hijo, pero esto es lo de menos, pues todo desemboca de forma predecible (e impredecible) en un festival de estúpido sadismo en el que el resultado hubiera sido el mismo si lo que contrataran fuera un jardinero, un servicio de catering o un fontanero. No importa la narración, la tesis sino mostrar la misera humana, con o sin justificación. Eso sí, de forma estilizada, con planos simétricos y largos que no den pie a pensar en un mundo sucio, torpe y pobre. Aquí estamos en el reino de lo estético, de lo medido, de lo simétrico y por lo tanto de lo visualmente atractivo. Avranas necesita un gancho con el que atraer adeptos y el suyo es, al igual que el de Lanthimos, la estética. Una vez conseguida la invitación al festín, este discurre por los senderos de siempre: Provocación ninguna, pues toda la violencia es hacia las mujeres (lo de siempre, vaya) y, transgresión, inexistente, a no ser que mostrar violencia en un mundo ultraviolento sea inédita forma de rebelarse contra éste. ¿Qué queda, pues? No hay nada más que vejaciones en plano secuencia, violaciones en plano fijo y un sinfín de situaciones incómodas como poco. Todas, por supuesto, orientadas a mostrar una realidad que aunque no sea inexistente, desde luego no le importa nada al director de esta película. No hay respeto o un esfuerzo de llegar a algo; sólo impacto.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s